Seitán – un invento chino

Cómo es que el gluten, aquellas proteínas que hacen que la masa de trigo sea así de pegajosa (en Latín y en Inglés "glue" significa pegamento), recuerda tanto a la carne en su textura, gusto y forma es un misterio que les pertenece a los monjes budistas que lo inventaron, pero no por eso deja de ser verdad. Este es el Seitán, que se consigue lavando la masa de trigo hasta deshacerse del almidón. Se le suele agregar salsa de soja, caldo de verduras, algas o harina de garbanzo, y se puede conseguir en varios almacenes naturales o prepararlo en casa. Así es como:

Ingredientes:

Para la masa:

– 2 vasos de gluten

– Una pizca de ajo en polvo

– 1 cucharadita sopera de pimentón

– 1/4 cucharadita sopera de jengibre en polvo

– 1 y 1/4 vaso de agua

– 3 cucharadas de salsa de soja

– 1/2 cucharadita de té de aceite de sésamo (cuidado con el aceite de sésamo, tiene un gusto muy marcado)

Para el caldo:

– 4 vasos de salsa de agua o de caldo de verduras

– 1/4 vasos de salsa de soja

– un trocito de alga Kombu (¡muy sana!)

Preparación:

Se mezclan en un gran bowl los ingredientes secos (tomen en cuenta que la masa, una vez hecha, va a multiplicar su volumen). Se mezcla aparte los ingredientes líquidos y se los agrega al bowl y se mezcla hasta obtener una masa dura. Se amasa durante unos 5 minutos, dejen la mezcla levar durante 30 minutos y vuelvan a amasarla por unos minutos.

Se estira la masa y se corta en trozos de 1-2 centímetros de altura. 

Se lleva el caldo a hervir en una olla grande; bajo fuego lento se cocinan los trozos de masa en el caldo durante unos 30-35 minutos.